La NFL acabó con el Estadio Azteca

Gerardo Velázquez de Léon

Lo que fuera la gran casa del futbol mexicano, hoy es de pena, acabaron con su espectacular grama, su comodidad

Otra vez el mal estado de la cancha del Estadio Azteca ha dado de qué hablar y que no empiecen con que es únicamente por la temporada de lluvias. Lo sucedido al minuto 23 del partido Cruz Azul vs. Pachuca de la Jornada 9 fue la gota que “derramó el vaso”.

Jorge Hernández, al intentar cortar un balón, salta y al caer se lesiona por el pésimo estado del campo de juego, ese mismo que ha sido cambiado en por lo menos tres ocasiones y sigue sin quedar óptimo para jugar al futbol.

Hay futbolistas que salen con miedo a jugar ahí, lo que fuera la gran casa del futbol mexicano, hoy es de pena, han acabado con su espectacular grama, su comodidad, su alumbrado. Es un estadio caduco, que no ofrece nada atractivo a los aficionados y que solamente infunde temor al profesional a este deporte.

Puedes leer: "Los Texans y Chiefs se manifestaron ante las injusticias raciales en Estados Unidos"

El Burrito estará fuera mínimo cinco meses por la fractura lamentable y desgraciada que sufrió sólo por ir a trabajar a un lugar que no tiene las condiciones para abrirle las puertas a los equipos profesionales de la Liga.

La NFL obligó a la transformación en el Estadio Azteca, incluso se atrevieron a cambiar el pasto, uno de los mejores del futbol mexicano para ponerle un sistema híbrido que no sirvió para maldita la cosa, así como también se atrevieron a hacer una obra en subsuelo que acabó con el estupendo drenaje que había funcionado a la maravilla durante más de 50 años. 

Desde el cambio de césped en  2018, en el terreno de juego del Azteca en un América vs Toluca se lesionaron Enrique Triverio y Antonio Ríos; en 2019, Nico Castillo  también tuvo problemas musculares en un duelo ante los Tigres.
 

Cuando una cancha no está en buenas condiciones, está floja y además es temporada de lluvias (como pasa hoy en CDMX) el riesgo de lesiones musculares y articulares aumenta, y eso es lo que ha pasado.

Torpeza tras torpeza, error tras error que intentaron remediar y volver a lo que había funcionado, pero ya es demasiado tarde, no han aplicado los mismos métodos y sigue siendo un campo de juego que no cumple con lo que debería requerir la Liga MX y que además, no debería ser autorizado por ellos para poder jugar ahí.

Algo que no se hace, pese a que se llena el famoso cuestionario que recibe la presidencia ejecutiva de la Liga y en el que vienen las condiciones de un inmueble, donde se especifican desde los accesos, iluminación, palcos, tribunas, facilidades para medios, estacionamiento, y por supuesto el terreno de juego. Ese reporte o lo hacen muy mal, o realmente ni caso le hacen, porque en el Azteca, como lo dijo Robert Dante Siboldi antenoche, “es peligroso jugar ahí”.

@gvlo2008 - [email protected]
 

 

 

TEMAS RELACIONADOS
NFL
Guardando favorito...

Comentarios