El zoom, el mejor defensor de los entrenadores

Gerardo Velázquez de Léon

En el torneo de los bandazos, de la irregularidad y de la escasa ambición de los equipos, hay decepciones puntuales, tanto en el campo, como fuera

En el torneo de los bandazos, de la irregularidad y de la escasa ambición de los equipos, hay decepciones puntuales, tanto en el campo, como fuera. Entrenadores “perfectos” que no encuentran en ellos a los responsables de malos funcionamientos. Miguel Herrera, José Manuel de la Torre y Antonio Mohamed son los ejemplos más significativos.

El entrenador del América no explica nunca por qué alineó a ocho futbolistas de condiciones defensivas en contra de San Luis, Mazatlán y Puebla, porque desperdició tres primeros tiempos, pero sí destaca que en la cancha del Puebla jugó bien, como si nadie hubiera visto el primer lapso, que fue francamente pobre. Según el Piojo, no ve redes sociales, y por eso no le afecta el #FueraPiojo; entonces, por qué será que sabe de quienes lo han criticado precisamente por eso, por tener tanto miedo a perder contra rivales de escasa calidad. 

Mohamed es un caso sistemático de lo que pasa. Un equipo que no se entiende en el campo, que sus futbolistas no están en el nivel que corresponde a su precio y sin ideas desde el banquillo. Cobardemente, al terminar el duelo contra Atlas, donde en casa terminaron empatados jugando un pésimo partido, el entrenador culpa a los futbolistas; claro, de manera genérica, porque no tuvo ni el valor de particularizar. Por cierto, el técnico es quien pone a dos puntas como Funes Mori y Janssen, quien diseña los partidos y la estrategia, y quien debe sacar lo mejor de cada uno de sus futbolistas. Pretextos que hunden a un entrenador que ya caducó en Monterrey, porque parece solamente defender su contrato, no su futbol.
 

 

José Manuel de la Torre igualmente lo hizo. Hace unos días culpó a los futbolistas; claro que él no está equivocado, porque para liquidarlo deben pagarle todo el contrato y esa fue una audaz jugada del Chepo. Así que, si se equivoca, la única que pagaría sería la directiva del Toluca; obviamente, también la afición del equipo escarlata, que hoy es una caricatura en el campeonato.

Víctor Vucetich, contrario a esto, señala con nombre y apellido. Para el siguiente partido, Macías no cobrará los penaltis y en la portería veremos seguramente a Raúl Gudiño, en lugar de Toño Rodríguez. A Vucetich, si falla lo echan; a un futbolista, si falla lo sientan. Esa es la gran diferencia.

El mundo de lo pretextos desde las conferencias de prensa virtuales es la nueva moda en el futbol mexicano. Tal vez por esa poca facilidad que tienen los reporteros en preguntar a la distancia, por no poder replicar una respuesta. Hoy, más que nunca, la comodidad de las conferencias de prensa es evidente, con preguntas controladas, con “amigos” de la institución del otro lado del zoom. Pero todo eso no evita que los aficionados vean los partidos y se den cuenta que muchos, pero muchos de ellos, solamente están poniendo pretextos, cuidando su chamba y su imagen; su dinero, pues.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios