Suscríbete

Desinformación

Alberto Aziz Nassif

Cada día que pasa con la pandemia se agudiza la batalla por la información. Como en las situaciones catastróficas las cifras sobre el tamaño del virus se han convertido en instrumentos de lucha política. Las posiciones en favor o en contra de las estrategias de los gobiernos llenan los medios y, sobre todo, las redes sociales. Si es cierto que el virus es el mismo, la forma de enfrentarlo cambia en cada país de manera importante. ¿De qué tamaño es el Covid-19 en México y qué tan confiable es la información sobre la enfermedad?

El pasado día mundial de la libertad de expresión, 3 de mayo, la Unesco publicó un documento, “Periodismo, libertad de prensa y Covid-19”, en donde analiza el fenómeno de la “desinfodemia”, es decir, el fenómeno de las noticias falsas. Este problema propio de la globalización tiene algunas cifras impresionantes, según este documento: de 112 millones posteos públicos en 64 idiomas, 40% de estos mensajes son de fuentes poco confiables; 42% de los 178 millones de tuits sobre Covid-19 fueron producto de bots; en Facebook hubo 40 millones de mensajes problemáticos. Un universo malicioso de mentiras y manipulaciones que tratan de modelar versiones falsas y alteradas sobre la pandemia.

Hay casos en donde se publican fotos de otros países, como si fueran de México para mentir abiertamente, como lo hicieron Diario de Juárez y Diario de Chihuahua hace unas semanas, cuando publicó fotos de personas fallecidas en Ecuador como si fueran de Chihuahua.

En México hay una batalla abierta por la información en distintos espacios. En las redes existe una fuerte confrontación con hashtags (etiquetas) de apoyo y crítica a la 4T, de las decenas que hay tomamos algunos ejemplos: de un lado están #LaDerechaYaNoPuede, y del otro lado, #LopezYaSeVa, (Tendencias en Twitter entre 30 marzo y 28 de abril, Signa-Lab, ITESO). Hace unos días en la mañanera Jenaro Villamil (director del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano) expuso el fenómeno de la infodemia (desinformación frente a la medicina), como un fenómeno que confronta, debilita, produce miedo y estigmas.

Hay otro nivel importante en las discusiones que han generado una nueva vertiente de polarización entre la oposición y el gobierno de la 4T. La disputa es por la información de las conferencias de prensa diarias, que se hacen diariamente desde el 27 de febrero, en donde el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, vocero de la pandemia, informa sobre las cifras en base a modelos como la vigilancia centinela o cálculos matemáticos que proyectan las curvas de la enfermedad. Esta información ha sido cuestionada, sobre todo por los secretarios de salud de gobiernos anteriores (Narro, Frenk) y por extensos reportajes periodísticos en la prensa nacional e internacional (El País, New York Times). El argumento central de la crítica de los exsecretarios de salud (políticamente interesada) es: las cifras oficiales son una construcción falsa para “minimizar la epidemia” (EL UNIVERSAL, 8/V/2020). Lo que se puede sacar en conclusión es que las cifras oficiales tienen los problemas de un sistema que no es exacto y que opera bajo la presión de la emergencia. Pronto sabremos cómo funcionó el sistema de salud ante el Covid-19.

Hay un dato interesante en este proceso que se desprende de algunas encuestas de opinión en donde se observa que hay un repunte en la opinión favorable sobre la manera en la que el gobierno de AMLO está tratando el tema de salud: sube de 28 a 53%, en cambio el tema de la economía empeora, de 40 a 55% (El Financiero, 4/V/2020). Otras mediciones apuntan a una aprobación de la cuarentena y la sana distancia, pero hay una opinión dividida sobre si el gobierno combate la epidemia con criterios técnicos o políticos (Buendía y Laredo, abril 2020).

Las batallas contra la desinformación seguirán, por lo pronto podemos aceptar que el Covid-19 en México ande en un rango entre 620 mil y 730 mil personas (El País, 8/V/2020). Por otra parte, la credibilidad en el manejo oficial de la epidemia ha crecido, sin embargo, también se multiplican las posiciones críticas, las dudas sobre las cifras y la desinformación…

Investigador del CIESAS.
@AzizNassif

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios