Estudios anteriores han demostrado que la propiedad de un perro alivia el aislamiento social, mejora la actividad física e incluso disminuye la presión arterial. (Foto: Especial)

Tener un perro puede ayudar a tener un corazón más saludable

La compañía de perro se asoció con menores riesgos cardíacos y eventos cardiovasculares en adultos solos
Redacción | El Universal
09 Octubre, 2019 | 13:46 hrs.

Tener un perro como mascota podría alargar la vida y mejorar la salud cardiovascular de personas que viven solas y que sobrevivieron a ataques cardíacos, según un estudio publicado este martes en la revista Circulation.

El análisis encontró que tener un perro puede estar asociado con menores riesgos cardíacos y eventos cardiovasculares en adultos solos con antecedentes de hospitalizaciones por daños al corazón.

También se asoció con una reducción de la mortalidad cardíaca y por todas las causas.

Estudios anteriores han demostrado que la propiedad de un perro alivia el aislamiento social, mejora la actividad física e incluso disminuye la presión arterial. La presente investigación buscó determinar cómo la propiedad del perro afecta los resultados de salud.

Para ello los investigadores de la Universidad de Uppsala, en Suecia, compararon los resultados de salud de personas que poseían un perro después de un ataque cardíaco o un derrame cerebral proporcionados por el Registro Nacional de Pacientes.

También revisaron datos de más de 3.8 millones de personas provenientes de 10 estudios separados. De ellos, nueve incluyeron la comparación de los resultados de mortalidad por todas las causas y cuatro compararon los resultados cardiovasculares.

Los resultados mostraron que los participantes con perros que habían sufrido un ataque cardíaco y que vivían solos tenían un riesgo de muerte 33% más bajo, mientras que para aquellos con antecedentes de accidente cerebrovascular era 27% menor.

Los dueños de perros también experimentaron un 24% de riesgo reducido de mortalidad por todas las causas, 65% menos de probabilidades de muerte después de un ataque al corazón y 31% de riesgo reducido por problemas cardiovasculares.

El menor riesgo de muerte asociado con la propiedad del perro podría explicarse por un aumento en la actividad física y la disminución de la depresión y la soledad.

“Estudios anteriores han indicado que los dueños de perros experimentan menos aislamiento social y tiene más interacción con otras personas. Además, tener un perro es una buena motivación para la actividad física, que es un factor importante en la rehabilitación y la salud mental”, dijo en una nota de prensa Tove Fall.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS