Existen diferentes tipos según la cantidad de tiempo que pases sin comer. (Foto: Especial)

¿Qué es el ayuno intermitente?

Si se realiza de manera adecuada puede tener beneficios como mejorar la resistencia a la insulina
Darinka Gómez | El Universal
18 Noviembre, 2019 | 08:00 hrs.

El ayuno intermitente es un tipo de pauta dietética que se basa en la regulación del ritmo de las comidas mediante la utilización de ayuno con el fin de mejorar la composición corporal y en ciertos casos la salud. 

Así lo explica Cinthya Olvera Velasco, licenciada en Nutrición de Nutralia.co, quien también señala que existen varias formas de ayuno: la alimentación en tiempo restringido, el ayuno en días alternos y el ayuno periódico. 

“La alimentación en tiempo restringido consiste en ayunar de 14 a 16 horas de corrido, reduciendo el tiempo de ingesta de 10 a ocho horas mientras que el ayuno en días alternos consiste en alternar días de consumo energético normal con días de ayuno”, señala. 

Por su parte, en el ayuno periódico se ayuna por completo de uno a dos días de la semana y los demás días se mantiene un aporte energético normal. En promedio, en estos días de ayuno se ingiere un 25% de las calorías que se requieren por día.  

De acuerdo con la especialista, diversos estudios han demostrado que la realización de un ayuno intermitente adoptado como un estilo de vida, y supervisado por un especialista, puede tener diversos beneficios, tales como: mejorar la resistencia a la insulina y reducir la presión arterial. 

También lee: Niños veganos corren el riesgo de desnutrirse: experta UNAM

También se han reportado otros beneficios como que reduce los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre, disminuye la grasa visceral y peso corporal y disminuye las crisis epilépticas. 

“Es importante mencionar que son los mismos beneficios que pueden observarse en dietas bajas en energía y bien equilibradas, a excepción de la resistencia a la insulina y las crisis epilépticas”, comenta. 

A pesar de sus beneficios, la nutrióloga resalta que no es una dieta que todas las personas puedan llevar ya que hay quienes puede sufrir efectos adversos como cansancio, irritación, hambre excesiva y mareos. 

“Por está razón los ayunos siempre deben ser supervisados y prescritos por un profesional de la salud. Hoy en día los ayunos programados son considerados como tratamientos alternativos para cierto tipo de pacientes, por ejemplo, para aquellos que requieren un manejo de sobrepeso u obesidad, agrega. 

Además de estos tipos de ayuno, existen otros, de diferentes tipos que se realizan no por cuestiones de salud sino por motivos religiosos. Estos tipos de ayuno se practican en religiones como el ramadán, judaísmo y el cristianismo. 

Durante estos ayunos no se come nada, lo único permitido es beber agua, té o café sin ningún tipo de acompañamiento como azúcar, leche o crema. 

Cabe mencionar que el estudio publicado en la revista Scielo señala que este tipo de dietas no se recomienda por periodos prolongados de tiempo ni a largo plazo ya que se desconocen sus efectos si se realizan de manera prolongada y en ocasiones resultaron insostenibles para algunas personas. 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS