La mucosidad presente en el cuerpo es una barrera de protección contra virus y bacterias. (Foto: Especial)

Mocos pueden “domesticar” a las bacterias para que nos dañen menos

La mucosidad tiene varias funciones en el organismo, una de ellas es actuar como agente protector
Redacción | El Universal
17 Octubre, 2019 | 13:27 hrs.

El moco tiene el potencial de “domesticar” a los microorganismos, como virus y bacterias, haciéndolos menos dañinos para el huésped y por lo tanto, ayuda a evitar infecciones, señala un estudio publicado en Nature Microbiology

El moco presente en nuestro cuerpo alberga millones de microorganismos que constituyen la microbiota, la cual lo hace capaz de ser una barrera de protección contra virus, bacterias, desarma agentes patógenos y evita las infecciones.

El estudio del del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) comprobó que el moco actúa a varias escalas y tiene la capacidad de regular el comportamiento de los microbios, además es capaz de suprimir distintas vías de virulencia. 

Katharina Ribbeck, profesora de Desarrollo Profesional de Ingeniería Biológica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, autora del estudio dijo en una entrevista publicada por el instituto que el moco realiza muchas otras funciones fisiológicas críticas y, al aprender más sobre él, espera idear nuevas formas de diagnosticar y tratar enfermedades humanas.

Asegura que algunas partes del cuerpo como el tracto digestivo, los pulmones y el tracto urinario están cubiertos de mucosidad. 

Esta mucosidad tiene varias funciones como lubricar el organismo e interferir en el comportamiento bacteriano evitando que los microbios se adhieran a las superficies y esto a su vez produzca malestares. 

Además dijo que ha estudiado la mucosidad desde hace años, lo cual le permitió conocer que al igual que el moco, los poros nucleares también actúan como barreras. Los poros son canales altamente selectivos que permiten el paso de algunas partículas y bloquean otras. 

Explicó que muchas proteínas de poro nuclear se comportan como hidrogeles que forman estructuras de red pegajosas, como una telaraña, las cuales son similares a las mucinas es decir, las moléculas que forman el moco

El moco puede suprimir ciertas funciones en los microbios para que no puedan formar agregados patógenos llamados biopelículas, que tienden a ser más dañinos que las células de forma individual, explicó Ribbeck. 

Por último la investigadora mencionó que el estudio de la mucosidad permitirá vincular los cambios en la composición de la saliva con enfermedades que afectan las superficies mucosas en otras partes del cuerpo.

Pues si se tiene una producción de moco aberrante en la boca, los investigadores podrían ser capaces de detectar a partir de la saliva enfermedades digestivas como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS